Regulación penal de la suplantación de identidad (IV)

Continuando con los anteriores post donde hablamos de las formas de suplantación de identidad más habituales en internet, y habiendo especificado los modus operandi habituales desde que el inicio hasta el final, nos ha llegado el turno de concretar y definir las consecuencias o responsabilidades penales, que van aparejadas a dicho tipo de conductas.

Delito de descubrimiento y revelación de secretos

¿ Se debe considerar los datos de carácter bancario como propios e inherentes esfera de la intimidad de las personas y por tanto al derecho de intimidad ? Aquí la Jurisprudencia avala en resoluciones judiciales varias, que los datos bancarios, sí pertenecen a la esfera del derecho a la intimidad de las personas. Como por ejemplo la STC 292/2000 de 30 de noviembre en su Fundamento Jurídico 6º, avala esta tesis que en relación a la nueva redacción del artículo 197.2 LO 10/1995. No deja lugar a duda sobre la existencia del delito de descubrimiento o revelación de secretos, cuyas penas oscilarían entre penas privativas de libertad de entre a uno a cuatro años y multas de doce a veinticuatro meses. Este sería el tipo penal general establecido, sin embargo, las penas variaran al alza en caso de revelación o difusión de los datos ilícitamente obtenido étc , ( Ver Articulo 197del Código Penal 10/1995 de 23 de noviembre ).

Posible delito de falsedad documental

Una vez los atacantes han logrado suplantar la personalidad y en supuesto caso de que los mismos modifiquen manipulen o simulen documentos de carácter mercantil, con los que posteriormente tengan la posibilidad de obtención de lucro, mediante la utilización de técnicas informáticas que permitan modificar todo o parte del documento, incurrían en el tipo penal tipificado en el artículo 390 y Ss del Código penal LO 10/1995 como delito de Falsedad Documental, con penas privativas de libertad, que oscilan en su tipo general desde los tres a los seis años

Delito de blanqueo de capitales recogido en el artículo 298.1 CP LO 10/1995

El que, con ánimo de lucro y con conocimiento de la comisión de un delito contra el patrimonio o el orden socioeconómico, en el que no haya intervenido ni como autor ni como cómplice, ayude a los responsables a aprovecharse de los efectos del mismo, o reciba, adquiera u oculte tales efectos, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años. Especial atención a este artículo en el que a pesar de no haber participado directamente en la sustracción de datos datos se ha colaborado en el proceso tendente a la consecución del resultado contrario a la ley, y por tanto la actuación de los “muleros “ esta tipificado con penas de entre seis a dos años de pena de privación de libertad , que en función de las características y circunstancias que rodean a la misma pueden verse incrementados de forma sustancial.

Ricardo Martin
Acerca de
Master en ejercio de la abogacia en DeustoTech
Expertise: Registro de software

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.