Métodos de pago y seguridad, recomendaciones

PagoSeguridadAl leer un artículo reciente publicado en El Correo, que trataba sobre los delitos informáticos, me acordé del caso particular de los fraudes en los que están implicadas nuestras tarjetas de crédito.

Su uso delictivo puede afectarnos en cualquier momento, ya que cada vez las usamos más en todo tipo de dispositivos. Este miedo al uso indebido de las tarjetas, se extiende así mismo, al manejo de nuestras cuentas a través de internet, tanto desde un ordenador como desde un dispositivo móvil, o a través de voz (telefonía).

Empecemos recordando algunos de los diferentes sistemas de pago existentes:

 

  • Tarjetas monedero: Hace unos años, se intentó popularizar el uso de estas tarjetas, para pagos pequeños, pero se han limitado a los pagos en transporte público.
  • Pagos a través de tecnología “contactless”: Los nuevos sistemas basados en NFC (Apple Pay, Contactless de La Caixa, BBVA Wallet, Banco Santander junto con Orange, Contactless de Kutxabank…) buscan aumentar el pago con tarjetas (habrá una gran lucha entre las entidades financieras y los “nuevos” contendientes). Estas nuevas tarjetas “sin contacto”, realmente buscan que los negocios en los que se realizan pagos pequeños (normalmente en metálico), estén dispuestos a que se hagan con medios electrónicos.
  • Pagos a través de internet: Tarjetas de crédito o débito, Paypal, VINI (tarjeta virtual de un solo uso), Bitcoin (lo explicaremos posteriormente) y los productos creados por los “gigantes de internet” (Amazón, Google, etc.). La gran mayoría se basan en el uso de una tarjeta de crédito (emitida por bancos, financieras, cadenas comerciales y empresas de distribución).
  • Bitcoin: Es una moneda virtual que se utiliza en internet como medio de pago (algunos bancos han creado cajeros para sacar dinero en la moneda local). Podríamos resumir alguna de sus características:
    • Se creó en 2009 y, por su naturaleza virtual, es vulnerable a posibles ataques informáticos.
    • No depende de ningún banco central o gobierno, luego no hay ningún respaldo.
    • Su funcionamiento es similar al mercado de divisas: el precio fluctúa constantemente en función de la oferta y la demanda. De hecho, ha sido muy volátil, sufriendo fluctuaciones excesivas.
    • Se la ha relacionado con el blanqueo de capitales.
    • Recientemente se han producido dos quiebras de los principales intermediarios a nivel mundial (la japonesa Mt Gox y la canadiense Flexcoin) que han supuesto más de 300 millones de euros. Estas empresas han reconocido ataques informáticos, que les han llevado a esta situación. Esto ha dejado muy “tocado” a este sistema, pues los afectados no pueden reclamar a ningún organismo.

    El incremento de sistemas de pago que están apareciendo (salvo en el caso de Bitcoin), tiene varios efectos:

    • Incremento del costo: Se paga una comisión a la entidad emisora al no pagar en metálico.
    • Fiscales: Hacienda puede controlar la facturación que tiene un negocio, si los cobros se hacen por medios electrónicos.
    • Control: La información obtenida (qué compramos, dónde y cuándo) puede acabar en manos de entidades que van acumulando información sobre nosotros, y que puede ser vendida a otras empresas.

    Como consecuencia de esta gran variedad de métodos y facilidades de pago, todos tenemos miedo de que nos puedan usar la tarjeta, bien para sacar dinero o bien para hacer pagos con ella. Hoy en día, la tarjeta es un acceso o llave a nuestro patrimonio. Esto me recuerda al intento de tener una casa segura, mediante llaves, puertas de seguridad, alarmas… No hace falta ver muchas películas, para comprender que ninguna casa es segura ante un ladrón especializado, solo esperamos que ese tipo de ladrones, no se interesen por nuestra propiedad. Esta realidad, se transmite al mundo de las tarjetas bancarias, ningún sistema es completamente seguro, con lo que será mejor poner todas las barreras posibles.

    Como resumen de estas reflexiones, quisiera hacer hincapié en un uso racional de los medios de pago, exactamente igual, a lo que hacemos con la puerta de nuestra casa. Debiéramos tener en cuenta unas recomendaciones básicas en seguridad:

    • No llevar la clave apuntada en la tarjeta. Puede parecer obvio, pero se conocen muchos casos de fraude por esta práctica.
    • Que no nos vean teclear la clave: Se puede simular que se pulsan teclas que realmente no forman parte de la clave. Esto impedirá que una cámara instalada junto con un dispositivo de clonado recoja nuestro PIN. Si aumentamos el nivel de paranoia, tocar todas las teclas impedirá que una cámara térmica vea las 4 cifras tecleadas.
    • Que no sea sencilla (números correlativos), pero que sea posible obtenerla (se nos acaba olvidando alguna vez). Se puede usar el siguiente sistema: utilizando el DNI, obtener la clave con algunos de sus números (alternos, en sentido inverso, etc.). Como normalmente solo se pueden hacer tres intentos, resulta muy difícil que aun teniendo nuestro DNI, puedan obtener la clave.
    • Poner diferentes claves a las tarjetas: Se puede hacer un listado en el que la tarjeta de más uso sea la que memorizamos (mediante un sistema como el del DNI explicado anteriormente), las de otras entidades se obtendrían al sumar o restar una cifra a la clave principal (no habría riesgo aunque nos quitarán el listado, pues falta la clave principal).
    • Controlar las tarjetas fuera de casa: no tenerlas guardadas en un cajón de la oficina, en el abrigo o chaqueta, etc., y vigilarlas cuando las entregamos para hacer algún pago.
    • Si se va a pagar por Internet en sitios poco seguros, utilizar sistemas como VINI (solo sirven para un único pago).
    • Phishing e Ingeniería Social: Ya sea por teléfono o por internet, en ningún caso, ninguna entidad, pedirá información de la clave de tu tarjeta. Además, facilitar el número de cuenta no es una práctica recomendable y menos sin verificar quién lo pide (e.g., llamadas telefónicas de venta de productos o petición de información para completar la ficha de cliente en una entidad).

    Cabe destacar eso sí, que las entidades financieras realizan diariamente un esfuerzo muy grande en reducir los riesgos de sus clientes. En la mayoría de ellas, se han implantado sistemas para evitar estos usos fraudulentos.Cuando se ordena, por internet, una transferencia que no se haya hecho nunca, se envía al móvil vinculado al sistema de acceso, una clave de un solo uso, con lo que para acceder a nuestras cuentas nos tendrían que robar o clonar el móvil. Los cajeros son controlados constantemente, para evitar que se utilicen sistemas para clonar las tarjetas o grabar cuando pulsamos la clave. Los sistemas informáticos, detectan anomalías que lanzan avisos al cliente cuando se superan determinados importes o se usan en establecimientos muy lejanos o que sean “dudosos”.

    Aplicando recomendaciones como las anteriores, se puede estar razonablemente tranquilo, lo mismo que lo estamos cuando llevamos dinero en metálico. De todas formas, no hay que olvidar que hasta la fecha, las entidades (normalmente financieras) que las emiten, suelen hacerse cargo de los importes defraudados, pues son las primeras interesadas en que se sigan usando las tarjetas, aunque siempre es un problema la reclamación pertinente.

    En cualquier caso, para evitar sustos, una regla básica: no ser demasiado confiados y usar la cabeza.

Eduardo Laorden Carcedo
Acerca de
Empleado de entidad financiera
Economista
Un comentario en “Métodos de pago y seguridad, recomendaciones
  1. Mercedes dice:

    Interesante comentario, explícito y concienzudo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.